October 7, 2021

¿Cómo afecta la esclerosis múltiple en la salud mental?

¿Cómo afecta la esclerosis múltiple en la salud mental?

Cuando recibimos un diagnostico de esclerosis múltiple tenemos que buscar nuestro bienestar mental pues será tan importante como el físico y ambos van a tener un impacto en nuestra calidad de vida. Es fundamental que cuidemos nuestra salud mental pues es tan prioritario como cuidar de nuestro cuerpo. Existirán factores que van a influenciar e impactar nuestros procesos de ajustes desde la dificultad que tengamos para adaptarnos al diagnostico recibido, como lo impredecible de los síntomas y hasta el modo en que la propia esclerosis múltiple va a impactar nuestro cerebro.

La realidad es que cuando no se presta atención a la salud mental podemos agravar significativamente nuestra ansiedad y malestar emocional. Los trastornos como la depresión y el estado de ánimo son realidades comunes que acompañan la enfermedad. La EM puede impactar diferentes y determinadas regiones del cerebro que son responsables de controlar nuestras emociones. La verdad es que las personas con esclerosis múltiple pueden experimentar cambios en la salud mental a consecuencia de cambios neurológicos. Lamentablemente no se tiende a orientar lo suficiente sobre la enfermedad en cuanto a las dificultades que podría producir a nivel psicológico, generando depresión, trastorno bipolar y hasta psicosis. Los trastornos del estado de ánimo, como la depresión y la ansiedad, son frecuentes en personas con EM por la dificultad que se enfrenta para adaptarse y sobrellevar el trastorno. El funcionamiento cognitivo como los procesos mentales de memoria, concentración, razonamiento y juicio también se pueden ver afectados.

Como consecuencia de recibir el diagnostico de EM puede venir acompañado un sentimiento de incertidumbre sobre el futuro y sentimientos de tristeza y rabia por querer imaginar una vida sin esclerosis múltiple. Es completamente normal sentirse de vez en cuando abrumado y para muchas personas, estos sentimientos podrían variar con el tiempo. Como resultado a todos los cambios presentados luego del diagnostico es habitual que las personas con EM tengan cambios de humor y sufran de ansiedad durante los primeros dos años aunque este tiempo puede ser diferente de persona a persona, cada caso se tiene que evaluar y tratar de manera individual.

Cuidarse la mente y el cuerpo debe ser atendido de manera igual pues todo lo que podemos experimentar con la EM puede generar pensamientos molestos e impactar nuestra vida. Existen herramientas que podemos poner en practica para ayudarnos en nuestros procesos de vida conviviendo con la condición. Un ejemplo es poder mantenerse en el aquí y el ahora pues ayudará positivamente a nuestra salud mental al igual que podemos aprender a vivir un día a la vez, dedicando menos tiempo a pensar en el pasado o en el futuro.

Ademas se recomienda (de estar presentando algún trastorno emocional/mental) la evaluación para una cita inicial para una posible intervención psicológica pues potencialmente puede ayudar a la persona con EM de muchas maneras como también se puede mejorar al control de los síntomas como el dolor y la fatiga. En varias investigaciones se evidencia que existe una mejora de los síntomas, tanto psicológicos como fisiológicos después de las intervenciones psicológicas. Se ha podido identificar qué a raíz de un tratamiento psicológico, se logran reducir los síntomas depresivos y se muestra una real mejoría en la percepción de la calidad de vida de la persona con EM. Logrando así impactar positivamente los síntomas físicos como la fatiga, el dolor, la energía física y los trastornos del sueño.

El diagnóstico de esclerosis múltiple puede tener consecuencias psicológicas. El impacto de la enfermedad puede ser abrumador pues la persona diagnosticada enfrenta la probabilidad de una reducción de su función física y de la discapacidad y como consiguiente puede afectar su educación, el empleo, el funcionamiento sexual, sus relaciones familiares y de amistades, sin dejar fuera las actividades cotidianas. La EM puede tener un impacto considerable en el sentido de sí mismo cuando la persona no puede realizar actividades que antes valoraba. Adicional podrían producirse efectos secundarios desagradables de la medicación.

Debemos intentar ser más amables y positivos con uno mismo/a. Sentirnos tristes en determinados momentos es completamente normal pero debemos aprender a buscar herramientas efectivas que nos aporten a sentirnos mejor emocionalmente porque juegan un papel importante en la evolución de la condición. En muchas ocasiones no nos tratamos con el mismo amor, atención y dedicación como lo hacemos con otras personas y nunca deberíamos olvidar que nosotros también somos prioridad. Normalmente acostumbramos a centrarnos en la salud física para sentir que vamos a estar mejor y bien pero es necesario que se genere conciencia sobre el papel fundamental que juega darle también la importancia a nuestra salud mental, es vital para la sensación de bienestar que debemos tener para estar y sentirnos mejor.

Cuando convivimos con la amiga escle debemos aprender a reconocer las cosas positivas que ocurren a nuestro alrededor para así poder reforzar la habilidad del cerebro de centrarse en los aspectos positivos. Es por esta razón que decidí en mis  esfuerzos de continuar creando conciencia y fomentar una buena salud mental, crear un Blog [ https://posicologia.com/ ] que su enfoque es dar a conocer el poder del autocuidado para lograr tener una vida de calidad. Te invito a seguirnos [ https://www.instagram.com/posicologia/ ] también en este nuevo proyecto para que conozcas y practiques ejercicios para aumentar tu crecimiento personal y bienestar emocional. El autocuidado se inclina hacia nuestro propio cuidado, teniendo en cuenta el aspecto físico y emocional. ¡Únete y se parte del movimiento de vivir la vida con posicología!

Reconocemos que  la salud mental es indispensable porque nos aporta la facultad de regular nuestras emociones y de desarrollar la capacidad de solucionar nuestros problemas, básicamente determina nuestra interacción con la vida.  En nuestro presente todavía la salud mental necesita atención y es lamentable que continúe siendo un tabú y un estigma en pleno siglo 21, se debe encarar y romperse. La falta de atención a la salud mental es una realidad en nuestra sociedad. Muchas personas tienen la idea errónea de que sufrir de depresión o ansiedad son signos de debilidad. Aprender a reconocer que necesitamos ayuda es el primer paso para poder sentirnos mejor con nosotros mismos.  Poder decir que vamos al psicólogo o que estamos recibiendo ayuda terapéutica debería ser tan común como cuando decimos que visitamos a cualquier otro doctor. Normalicemos el ir a terapia porque la salud mental es salud.