January 7, 2019

Aprendiendo con la amiga escle

Mi primer año con la condición fue de conocimiento y superación. El segundo año fue de aceptación y crecimiento en mi fortaleza de espíritu. El 2019 será de enfoque y pasos firmes.

Aprendiendo con la amiga escle

En el 2018, segundo año luego de mi diagnóstico, comencé a compartir mis historias con la Esclerosis Múltiple. Mi primer año con la condición fue de conocimiento y superación. El segundo año fue de aceptación y crecimiento en mi fortaleza de espíritu. El 2019 será de enfoque y pasos firmes. Este nuevo año, recibo con los brazos abiertos una nueva oportunidad, 365 días para comenzar a escribir una nueva historia. No se trata de un caminar perfecto, sino de desarrollar la capacidad de soltar lo que no conviene y quedarnos con lo que suma y aporta.

Mi nuevo escrito va dirigido a todo aquel que esta comenzando y/o atravesando por un nuevo diagnóstico. No se enfoquen en la palabra crónico sino en la palabra mejoría. Advierto que vendrán momentos que cuestionarán la capacidad para aguantar el proceso pero luego de la gran sacudida, siéntate, escucha tu interior y podrás encontrar un guerrero dispuesto a dar la próxima batalla. Enfócate en tener a tu lado gente que te motive, en los buenos y malos momentos, que ayuden a levantarte. Aléjate de todo aquel que dude o no entienda tus procesos. Mantén distancia de gente negativa y busca seres que aporten a tú recuperación. Pero lo más importante, no te des por vencido.

Enfócate en ver que tienes pendiente, trabájalo. Verifica que no has atendido y hazlo. No dejes cosas inconclusas, ve tras lo que más deseas. Cada nuevo día al levantarte, saluda a tu amiga Escle (así le llamo yo) y aprende a convivir en paz con ella. Elimina de tu vocabulario los no puedo y no dudes. Conviértete en agente de cambio, siendo un ser feliz porque vives. Ama intensamente cada día y da gracias a porque estas en pie por un propósito. Mira a tu alrededor y agradece porque puedes ver otro día. Entiende, eres importante y no una carga. También eres de bendición para la vida de otros. Ámate, quiérete y sonríete porque lo mereces.

Al despedir el 2018, cierra los ojos, llénate de amor propio y siente la paz correr por tu ser. Suspira, bota el aire y en cada aliento celebra cada impedimento que has superado. Mira hacia adelante, con la frente en alto  y enfócate en el ahora. Recuerda que la Esclerosis Múltiple no te define sino te ayuda a ser un mejor ser humano cada día.